136 sílabas en el Centro Dharma de Rocky Mountain

La cola vuelta hacia la roja puesta del sol, coronando un enebro una urraca solitaria grazna

Loco en Oryoki en el cuarto-sagrado – cardos florecieron al atardecer.

Me puse mi camisa y me la saqué en la caminata bajo el sol yendo a almorzar.

Una semilla de diente de león flota arriba del pasto pantanoso con mosquitos.

A las 4 am los dos hombres de mediana edad durmiendo juntos tomados de la mano.

En la semiluz del amanecer unos pocos pájaros trinan bajo las Pléyades.

El cielo se enrojece detrás de los abetos,
las alondras chillan, los gorriones pían pían pían pían pían.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *