noche grandiosa en la ciudad

Borracho en las calles oscuras de alguna ciudad, es de noche, estás perdido, ¿dónde está tu pieza? Ingresás a un bar para encontrarte a vos mismo, pedís whisky y agua. La humedad pegajosa del condenado bar te ha empapado la camisa. Es un tugurio decadente –el “escocés” es flojo. Pedís una botella de cerveza. La Señora Muerte camina hacia vos luciendo un vestido. Se sienta, le comprás una cerveza. Hiede a marismas, frota una de sus piernas entre las tuyas. El barman mira burlón. Está preocupado, no sabe si sos un policía, un asesino, un loco o un idiota. Pedís un vodka. Vertés el vodka arriba de la botella de cerveza. Es la 1 a.m. en un mundo cobarde y muerto. Le preguntás cuánto cuesta una chupada. Tomás todo, sabe a aceite de máquina. Dejás a la Señora Muerte allí. Dejás al barman burlón allí. Has recordado dónde está tu pieza. La pieza con la botella de vino en el ropero. La pieza con la danza de las cucarachas. Perfección en las Estrellas donde el amor murió sonriendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *