El don de Dios

I

“¡Llámame el don de Dios”!

un hombre me ordenó.

Su semblante estaba surcado

con pensamiento.

Deseaba conocer todas las cosas.

II

Había un clamor popular;

varios se esforzaron por responder,

y varios permanecieron en silencio.

A algunos no les importó,

pero ninguno estaba tan ocupado para no escuchar.

Al principio,

nombraron todas las cosas,

con voces estridentes,

hasta que los débiles fueron callados.

III

Luego los fuertes se reunieron en una sola voz:

“¡La vida es el don de Dios!” elevaron la voz,

en un canto poderoso,

que conmovió a los cielos.

Pero con el tiempo

se cansaron,

y dejaron de arremeter contra el cielo.

IV

Luego un anciano,

chocheando al borde de su tumba,

elevó una fina voz.

El ha visto tres generaciones

ir y venir;

él conoció todos los trucos;

El dijo: “¡La muerte es el don de Dios!”

El sabía.

Pero la gente estaba enojada,

y en un gran clamor,

sofocó su fina voz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *