El Himno-de-Batalla Republicano

Oh, Padres de la Nación,

nosotros luchamos en su nombre;

cada hombre estuvo en su lugar,

aún antes de que viniera la Cumbre.

Sentimos que nuestro país nos llamaba

e irrumpimos en la batalla;

oh, en tu fuerza atroz,

no te negarás a la victoria.

Pedimos por que se otorgue el derecho

y la justicia allí donde es debido;

recompensa para aquellos que se esfuerzan,

e hicieron lo mejor que sabían.

Pero castiga a aquellos que, yacentes,

te han hecho cosas malas;

y perdona a aquellos que niegan

a quienes siguen otros credos.

Nuestra patria es más querida

que los más cercanos lazos de sangre;

porque deberíamos ver más claro,

por el bien común de nuestra nación.

Ilumina tú nuestra labor;

invístenos con tu poder,

en modo que no podamos flaquear

al batallar por el derecho.

Deberíamos florecer nuestro país,

que todo eso, en su seno,

podrá nutrir a nuestros bebés,

y no fallar en una búsqueda infructuosa;

que ella, nuestra poderosa madre,

verá el día que viene,

cuando el hombre llame al hombre “¡oh, hermano!”

y todos conozcan el lazo.

Oh, Padres de la Nación,

nosotros luchamos en su nombre;

cada hombre estuvo en su lugar,

aún antes de que viniera la Cumbre.

Sentimos que nuestro país nos llamaba

e irrumpimos en la batalla;

oh, en tu fuerza atroz,

no te negarás a la victoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *