Mientras envejezco

Fue hace mucho tiempo,

casi he olvidado mi sueño

pero estaba allí entonces, enfrente de mí,

brillante como el sol, mi sueño.

Y entonces la puerta se elevó lentamente,

lentamente, entre mi sueño y yo.
Se elevó hasta que tocó el cielo, la pared.

Sombra, soy negro, descanso en la sombra,
ya no está más la luz de mi sueño ante mí, sobre mí,

sólo la pared gruesa, sólo la sombra,

¡mis manos, mis manos oscuras, rompen la pared!

¡he encontrado mi sueño!

Ayúdame a destruir esta oscuridad,
a golpear esta noche,

a romper esta ventana en miles de rayos de sol,
¡en miles de rayos giratorios de sol!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *