Si

Si las pecas fueran preciosas, y el día fuera la noche,

Si el sarampión fuera bonito y una mentira no fuese una mentira

la vida sería encantadora,

pero las cosas no pueden ir bien,

porque en una triste situación como ésta

yo no sería yo.

Si la tierra fuera el cielo y ahora entonces,

y el pasado fuera el presente, y lo falso verdadero,

debería haber algún sentido

pero estaría expectante,

porque para tal pretensión,

vos no serías vos.

Si el temor fuera valiente, y los círculos fueran cuadrados,

y la suciedad fuese limpia y las lágrimas alegres,-

las cosas podrían parecer agradables,

pero pronto entrarían en desesperación,

porque si aquí fuese allí

nosotros no seríamos nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *