El mango del hacha

poema novelado de Robert Frost

He sabido aquí, ahora, que una rama de aliso

se interpuso ante mi hacha alzada por detrás de mí.

Pero eso fue en los bosques, sosteniendo mi mano

para impedir otras ramas del aliso.

Era un hombre, Baptiste, que robó detrás de mí,

en la nieve de mi propio césped

donde estaba trabajando recogiendo ladrillos,

y cortando nada que no haya sido cortado antes.
Atrapó mi hacha con mano experta mientras se elevaba,

cuando toda mi fuerza estaba puesta a su favor,

la sostuve un momento donde estaba para calmarme,

luego se la llevó – y lo dejé tomarla.

No lo conocía lo suficiente para saber de qué se trataba todo.

Debía haber algo que tenía en mente para decir a un mal vecino

que hubiese preferido decirla desarmado.
Pero todo lo que tenía para decirme en francés-inglés

era no lo que pensaba de mí sino de mi hacha;

de mí sólo cuando llevaba mi hacha al corazón.

Era el mango malo del hacha que alguien me había vendido,

‘hecho en la máquina’, me dijo, arando el trigo con una gruesa uña de pulgar

para mostrar cómo corría a través de toda la extensión del mango,

dibujando una serpentina, como las dos marcas a través del símbolo del dólar.

‘A ella le has dado una buena quiebra –rompió ella de inmediato.

¿Entonces dónde está tu mango de hacha volando por el aire?’
Admitido; y además, ¿qué era eso para él?
‘Ven a mi casa y te pondré una en lo que dure más,

buen chiste es el que crece torcido,

¡al segundo crecimiento me corto duro, duro!’
¿Algo para vender? No es eso cómo sonó.
‘¿Entonces cuando dices que vendrás? No te cuesta nada. ¿Esta noche?’
Tan bien esta noche como cualquier noche.
Delante de un horno de cocina recalentado,

mi bienvenida difirió como ninguna otra bienvenida,
Baptiste sabía mejor por qué estaba donde estaba.

Tan largo como si no se hubiese guardado nada para decir,

no debí haber creído que se estaba divirtiendo mucho (si es que se estaba divirtiendo)

de haberme alcanzado donde debía juzgar si lo que sabía sobre un hacha

que ningún otro sabía, era no servir para nada en la medida de un vecino.

Aunque abandonado para la vida con los Yanquis,

tan duro como para un francés su clasificación entre los humanos.

La señora Baptiste vino y balanceó una silla

que tuvo tantos movimientos como el mundo:

uno atrás y adelante, adentro y fuera de la sombra,

que la llevaban a ninguna parte; uno más gradual,

hacia los costados, ese podría haberla llevado al horno a tiempo,

si no se hubiese percatado del peligro y levantar su cuerpo, con silla y todo,

y colocarse de vuelta desde donde había partido.

‘Ella no habla demasiado inglés, eso es demasiado malo’.
Yo estaba atemorizado, que se enfocara primero en mí,

luego en Baptiste, como si comprendiera lo que sucedía entre nosotros,

ella sólo estaba reinando.
Baptiste estaba ansioso por ella;

pero no tanto como por sí mismo,

así ubicado no podía tener esperanza de conservar

su negocio de la mañana conmigo, a tiempo para que yo no sospechara

que realmente nunca había querido decir que lo conservara.

Innecesariamente temprano tuvo sus mangos de hacha,

un carcaj lleno de donde escoger, desde que me pidió el mejor que tenía,

o que tuviera para desperdiciar, por el cual yo no hubiese preguntado,

cuando lo que tomó tenía bellezas que tenía que señalar en profundidad

para asegurarse que no lo estaba desperdiciando en mí.
Le gustaba tenerlo como el mango de un látigo,

libre del último nudo, igual al esfuerzo de torcer

como una espada a través de la rodilla.
Me mostró que las líneas de un buen mango

eran innatas a la veta antes de que el cuchillo se expresara sobre ellos,

y sus curvas no eran curvas falsas puestas sobre él de afuera.

Y entonces su fuerza se desplegaba para el trabajo duro.

Frotó su largo cuerpo blanco de un extremo al otro duramente con la mano cerrada.

Lo probó en el ojo del sostén sobre la cabeza del hacha.

‘Ah, ah’, meditó, ‘no necesito ir tan abajo’.

Baptiste sabía como hacer un trabajo corto lo suficiente largo para amarlo,

y aún no desperdiciar tiempo en él.
¿Sabías que estábamos hablando de conocimiento?
En su defensa sobre los chicos que apartó de la escuela,

o hizo lo mejor para apartarlos, Baptiste,

cualquiera fuera la escuela y los niños y nuestras deudas

proyectadas en la educación que tuvieramos que tener,

con las curvas de los mangos de su hacha, y habiéndolos usado inescrupulosamente

para traerme a que viera una vez el interior de su casa.

Yo estaba deseoso de amistad, en parte como alguien a quien dejar,

o fuera por el derecho a tener ciertas deudas de educación,

debería depender de la educación de aquellos que la sostuvieron.

Pero ahorá él estaba frotando las virutas de su rodilla

y paró el hacha allí, sobre el casco de su caballo,
erecta, pero no sin sus balanceos,

como cuando la serpiente se alza para hacer el mal en el Jardín,
muy pesado con pesadez su short,

su gruesa mano hizo una luz, el mentón azul acero dibujado abajo,

y en un poco un toque francés en eso.

Baptiste apareció de nuevo y la miró de soslayo, complacido;

‘Mira cómo ladeó su cabeza’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *