La esposa de la colina

poema de Robert Frost, traducido por HM

Ese lugar era demasiado solitario para ella,

y salvaje también, y desde que no había allí nadie excepto dos de ellos, y sin chicos.

Y el trabajo era escaso en la casa,

ella era libre,  y lo seguía adonde él surcaba el campo o talaba troncos.

Ella descansó en un tronco y tiró las papas fritas,

con una canción sólo para ella en sus labios.
Y una vez fue a quebrar una rama de un aliso negro.
Se extravió tan lejos que apenas escuchó cuando él la llamó,
y no respondió, no habló ni retornó.

Se paró, y luego corrió y se escondió en el helecho.
El nunca la encontró, aunque miró en todos lados,
y preguntó en la casa de su madre si ella estaba allí.
Repentina, y rápida y liviana como dieron los lazos,

él aprendió de finalidades al lado de la tumba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *