Fueron bienvenidos a su creencia

El dolor pudó pensar que fue el dolor.

El cuidado pudo pensar que fue el cuidado.

Fueron bienvenidos a su creencia,

el sobreestimado par.

No, llevó todas las nieves que colgaban del techo bajo sobre su cabeza,

comenzando cuando era joven,

para inducir una nieve sobre su cabeza.

Pero donde sea que el techo estaba blanco,

la cabeza en la oscuridad debajo

era menos una sombra que el color de la noche.

El dolor pudó pensar que fue el dolor.

El cuidado pudo pensar que fue el cuidado.

Pero ninguno era el ladrón

de su color negro de cabello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *