Provee, provee

La bruja que vino (la bruja marchita)

a lavar los pisos con trapo y cubo

fue una vez la bella Abishag,
la imagen orgullosa de Hollywood.

Caída demasiado del bien y la grandeza

por ti para que dudes del parecido.

Muere temprano y evita el destino

o si predestinada a morir tarde,

prepara tu mente para morir en estado.
¡Haz que toda la bolsa de cambio sea tuya!
Si es necesario ocupa un trono

que nadie podrá llamarte bruja.
Algunos han confiado en lo que sabían,

otros en ser simplemente sinceros.

Lo que funciona para ellos debería funcionar para ti.
Ningún recuerdo de haber expiado estrellas para el posterior desprecio,

o preservar al fin de ser duro.
Mejor descender dignificado

con amistad comprada a tu lado que ninguna.

¡Provee, provee!

 

poesía de Robert Frost, traducida por HM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *