Yendo por agua

El pozo estaba seco junto a la puerta,

entonces fuimos con cubo y lata a través de los campos detrás de la casa

para ver si todavía corría el arroyo;

poco dispuestos a tener una excusa para ir,

porque la tarde otoñal estaba buena (aunque fría),

porque los campos eran nuestros,

y nuestras maderas estaban junto al arroyo.

Corrimos como si fuéramos a encontrarnos con la luna

que lentamente emergía detrás de los árboles,

Los arbustos podridos sin hojas, sin los pájaros, sin la brisa.

 

Pero una vez adentro del bosque, nos detuvimos como gnomos

escondiéndose de la luna,
prestos a correr para ocultarnos de nuevo con risas cuando ella pronto nos alcanzase.

Cada uno ofrecía una mano expectante

para escuchar antes de atrevernos a mirar,

y en el silencio nos reuníamos para hacer que escuchábamos,

sabíamos que oíamos el arroyo.
una delgada caída tintineante que ahora

hace gotas que flotan en el estanque como perlas,

y ahora una espada plateada.

 

Robert Frost, traducción de HM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *