Ni afuera lejos ni en profundidad

La gente a lo largo de la arena,

todos giran y miran en una misma dirección.

Giran su espalda sobre la tierra.

Miran al mar todo el día.

 

Tanto como lleva a un barco pasar,

mantiene en alto su casco;

la tierra más húmeda como vidrio refleja una gaviota parada.

 

La tierra puede variar más;

pero donde sea que se encuentre la verdad,

el agua viene a la orilla,

y la gente mira al mar.

No pueden mirar afuera lejos.

No pueden ver en profundidad.

¿Pero cuándo fue aquello alguna vez un obstáculo

para cualquiera que mantuviera su mirada?

 

por Robert Frost, traducción de HM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *