Revelación

Hacemos de nosotros un lugar aparte

detrás de palabras ligeras que molestan y se burlan

pero oh, el agitado corazón hasta que alguien nos encuentre realmente afuera.
Es una pena si el caso lo requiere (o algo así decimos)

que al final hablamos lo literal para inspirar la comprensión de un amigo.
Pero sucede así con todo, desde los niños que juegan a las escondidas de Dios tan lejos,

de modo que todos los que se ocultan demasiado bien o lejanos

deben hablar y decirnos dónde se encuentran.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *