Corta vida tuvo el independentismo del Kurdistán iraquí

por Abdullah Ocalan, desde Kirkuk

Como bien ha informado Maldita Realidad en su nota anterior sobre el asunto, el sueño de un Kurdistán libre es una utopía que persiguen muchos luchadores e intelectuales que se ganan la vida registrando los hitos y tragedias del pueblo kurdo (principalmente en los cuatro países en los que se distribuyen: Siria, Irak, Irán y Turquía). Luego de que los peshmergas contribuyeran con miles de muertos en la victoria contra el Estado Islámico, una vez despejada la zona, e impulsado, financiado y alentado por Israel y Estados Unidos, Masud Barzani organizó un referéndum para separarse de Irak y quedarse con el petróleo de la zona.

Si bien los resultados del referéndum fueron abrumadoramente favorables a su propuesta, se ve que en el escenario de Medio Oriente las cosas no se resuelven por las urnas, y los escenarios son bastante fluctuantes. Es que el presidente y el ejército iraquí se opusieron de inmediato al proyecto, al igual que sus pares turco e iraní, que le manifestaron todo su apoyo en su embestida hacia Kirkuk y otras ciudades rebeldes kurdas. En menos de una semana, los chiíes en el poder demostraron su poder de fuego y desmembraron fácilmente a los legendarios guerrilleros kurdos. Esto provocó un estado de gran sorpresa y preocupación en Israel, recrudeciendo la violencia en toda la región, y particularmente en los territorios palestinos, a pesar del promocionado acuerdo entre Hamas y Al Fatah para darle cauce a la liberación de Palestina.

Técnicamente, Barzani renunció y está buscando un país amigo (de ser posible Estados Unidos, aunque estaría dispuesto a recalar inclusive en Tierra Prometida), que lo cobije y lo proteja de las persecuciones penales que han comenzado a caer sobre su cabeza, al igual que sobre el díscolo primer ministro catalán Puidgemont, a quien Rajoy quiere encarcelar hasta su muerte por su osadía separatista.

El Parlamento kurdo aprobó su renuncia con la misma celeridad y presteza con la que convalidó su referéndum. Para que no se produzca un vacío de poder, le delegó los poderes y deberes del presidente a Nechirvan Barzani, primo que se cuenta, manejaba la gestión desde un cargo oscuro de secretario. Mientras ocurría la renuncia, los tiroteos arreciaban sobre el edificio. Por su parte, el partido opositor Movimiento de Cambio, de orientación macrista, protestaba y pedìa que Barzani devuelva el dinero robado antes de su huida. Las nuevas elecciones están programadas para julio de 2018, y nadie tiene la menor idea de lo que pueda suceder en el interín, salvo que por el momento en territorio kurdo se ha instalado un estricto régimen de terror liderado por policías iraquíes entrenados en campus de la CIA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *