Broma snobista de Colombi

por Patricio López

Un gobernador de provincia, en una acto político se puso a atajar un penal de fútbol. Un niño lanzó la pelota al arco desde el tiro de los 12 metros. En ese acto político el gobernador se arrojó como lo haría cualquier arquero de fútbol. En ese mismo acto, el político comentó: “El gobernador voló como lo hace el avión ruso que esta buscando el submarino extraviado”. Una broma de mal gusto.

En todo argentino hay un submarinista que se hunde, y que tiene que emerger de la crisis que los políticos producen. “La crisis que no te mata, te fortalece” dijo algún filósofo. Hay que tener fortaleza para no aceptar todas las invitaciones al suicidio que los políticos ofrecen en mayor o menor medida.

En la edad media, en las reuniones sociales de la alta nobleza, se presentaban con una tarjeta. Los participantes que no eran nobles tenían una tarjeta que decía s/nob (sin nobleza). De ahí surgió la palabra snobismo. La broma verbal detallada, que comparó la zambullida de un gobernador para atajar el penal de futbol de un niño con la búsqueda de un submarino perdido es de mal gusto y de pobreza de espíritu

El asesinato de la verdad con una ametralladora mediática, como se plantea en estas primeras décadas del siglo XXI, es angustiante para las victimas, porque vuelven a serlo en reiteradas ocasiones. Lamentablemente hay que responder todos los asesinatos de la verdad, aún los que tienen una manifiesta ignorancia; hasta que se instale una verdad que no afecte a las distintas víctimas. Parece un insulto a la inteligencia de las audiencias que desde el gobierno se publicite que se “hace lo que tiene que hacerse”.

En el caso especifico del ARA San Juan, no se hizo lo que se tenía que hacer en cuanto a mantenimiento, falta de presupuesto, o la minimización de las múltiples sugerencias de las personas que estuvieron reparando el submarino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *