El camino no tomado

Dos caminos divergen en un bosque amarillo,

y lamento no poder viajar por ambos y ser un viajero,
por bastante tiempo permanecí mirando por un camino todo lo que pude

hacia donde se inclinaba en la maleza.
Entonces tomé el otro, que parecía bueno,

y tenía quizá el mejor atributo,

porque estaba cubierto de hierba y lucía despejado,

aunque por eso la travesía por allí
me precavió realmente sobre lo mismo.
Y ambos aquella mañana se exponían igualmente
en hojas que no habían sido pisoteadas.

¡Oh, tomé el primero por otro día!
Aún sabiendo cómo un camino conduce a otro

dudé si en algún momento tenía que regresar.

Debería estar diciendo esto con un suspiro,

en algún lugar, edades y edades desde aquí:

dos caminos divergen en un bosque,

y yo tomé el menos visitado,

y eso hizo toda la diferencia.

 

Robert Frost, trad. HM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *