Parada en el bosque en una mañana nevosa

Creo que sé cuáles son estos bosques.

aunque su casa está en el pueblo,

él no me verá parado aquí

para observar sus bosques cubiertos de nieve.
Mi pequeño caballo pensará que es raro

haberlo detenido sin una granja cerca

entre los bosques y el lago congelado

la mañana más oscura del año.
Le da a su arnés una sacudida

para preguntar si hay algún error.
El único otro sonido es el soplido

de un viento suave y copos prodigiosos.
Los bosques son encantadores, oscuros y profundos,

pero tengo promesas que cumplir,

y millas para recorrer antes de dormir,

y millas que recorrer antes de dormir.

 

Robert Frost, traducción de HM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *