Un momento sin límites

Se detuvo en el viento y …

¿qué era aquello lejos en los arces,

pálido pero no un fantasma?
Se paró ahí trayendo a marzo contra su pensamiento,

y aún demasiado preparado para creer lo máximo.

‘Oh, es el Paraíso en flor’ dije;
y en verdad era bastante bueno para las flores

que teníamos pero en nosotros estaba asumir en marzo

una blanca exuberancia de mayo.

Nos detuvimos un momento en un mundo tan extraño,

mi alma y la suya pretendían engaños,

y entonces dije la verdad (y nos movimos).

Una joven haya se aferraba a sus últimas hojas del año.

Robert Frost, trad. HM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *