Luna de Cadillac

Chocando de nuevo, Basquiat envía guardabarros y cartas

precipitadas a cada uno al futuro. Fusión. Aaaaaaahh!

Big Bang. La Gran Manzana, Atoms detrás de él,

sin sirenas a la vista.

Su carrera de hacer carrera –a las seis-

jugando a la pelota, un coche robó su melancolía.

Se mueve entre los amigos, nada que ver aquí.
Conducidos, dos Caddys chocan,

mordiendo el polvo él comienza a bufar.

Golpea y corre. Cruz Roja –la píldora-,

pálida ambulancia, adentro-afuera,

hizo dedo al hospital.

Lindo paseo. Gomas recalentadas.

Oh, el apuro antes del choque,

cada Cadillac un Titanic,

un iceberg que encontró su pareja,

la cabina arrastrada como una máquina,
dibujando incluso un brillo oscuro debajo de la cubierta.
Arreglo de llantas. Desarmaderos.

Un cuerpo trabaja mientras tu esperas.
En el lugar el tedio o la retención,

eliminada la visión anterior.

Dada la Anatomía de Gray por su madre como rescate, 151.

La reflexión melancólica se volvió hacia adelante y la derecha,

como las páginas de un libro

Basquiat se impulsó a la órbita con el oleaje,

la luna dorada como un diente,
un tapacubos reluciente, recogido,

brilla nadando por tierra,
algún lugar sólido para forjar su propia muerte.

 

por Kevin Young, traducción de HM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *