Cuadro en el crepúsculo

Me siento en la oscuridad. Estoy completamente solo.

Ingresa un niño con un cucurucho.
Un padre es fácilmente engañado

por la visión de este conífero niño.

Las brasas amistosas brillan más calientes,

el cucurucho comienza a derramar helado.
Los cucuruchos están compuestos de varias vitaminas.

Mi regazo no es el lugar para alquitrán.
Aunque mi vestimenta no es chinchilla,
me echo atrás para ver como se transforma en vainilla.
Ey niño conífero, cuando la vainilla se derrite,
prefiero que se derrita en otro lugar.

El niño sale con restos del cucurucho.

Me siento en la oscuridad. Estoy completamente solo.

Murmurando hechizos como un druida enojado,

solo, en la oscuridad, con el líquido limpiador.

 

por Ogden Nash, trad. HM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *