Las posesiones son nueve puntos de conversación

Algunas personas, sin importar si son mendigos o millonarios, piensan que cualquier cosa que tienen es la mejor del mundo sólo porque es de ellos. Si son dueños de un cacharro de 1921, miran el nuevo convertible de lujo del vecino como el usuario de un vestido de la calle 57 una copia de la calle 14. Si su hijo de 17 años aún está en tercer año se burlan de la graduación de los hijos de 17 años de los amigos, alegando que los prodigios siempre terminan mal; y si su techo tiene filtraciones, es porque los cimientos son antiguos. Otras personas, y no importa si son escandinavos o celtas, creen que todo es mejor que lo de ellos sólo porque pertenece a otro. Si los felicitas cuando su doberman de sangre azul gana el premio de obediencia, te miran como si fueses un mártir, y dicen que el pequeño Rover del basurero es real e infinitamente más inteligente, y si fuman cigarros de 15 centavos estarán seguros que alguien consigue mejores cigarros por un centavo. Y si viajan a Paris se aseguran que sus amigos que van a Old Orchard la pasarán mejor. Sí, miran el buey y el culo del vecino con codicia y su propio buey y culo con aversión, y si son esposas quieren que sus esposos sean como el Freddie de Florence, y si son esposos quieren que sus esposas sean como la Florence de Freddie. Creo que las comparaciones son verdaderamente odiosas, desapruebo este constante orgullo o envidia que incitan; y más, queridos amigos, creo que ustedes y los suyos son encantadores, y creo que yo y los míos también somos encantadores.

Ogden Nash, trad. HM

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *