Soliloquio en círculos

Ser un padre es una molestia.
Eres tan libre como el aire,

con tiempo para derrochar,

eres un cohete fiscal con cambio en tu bolsillo,
y luego una mañana nace un niño.

Tu vida ha sido tonta, irresponsable,

como una flecha o jabalina

has estado constantemente viajando.

Pero mayormente, me atrevo a decir,

sin una silla perforada,

que por comparación nadie embarca,

excepto todos los niños maduros,
quizás incluso los tuyos.

Los mejoras mentalmente y los fortaleces dentalmente.
Crecieron altos como un lancero

y hacen preguntas que no puedes contestar,

y te proporcionan datos sobre cómo todos

usan lápiz labial antes y se quedan despiertos hasta tarde,

y si son populares, manipulan un telefóno.

Desprecian el dominio de la opinión de sus padres,

ya no son más acordes una vez que descubren que eres falible,
pero luego de que los has alzado y educado y vestido,

toman sus pequeños dedos y te envuelven en ellos.

Ser padre es una molestia pero me gusta bastante.

 

Ogden Nash, trad. Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *