Un tercio del calendario

En enero todo se congela.

Tenemos dos hijos. Ambos son nenas.

Esta es nuestra regla de enero: una nena en la cama y una en la escuela.

 

En febrero la ventisca gira.

Tenemos un par de pequeñas muchachas.

Bendiciones a cada una en sus cabezas,

una en la escuela y otra en la cama.

Marzo es el mes de la sumisión y la fanfarronería.

Cada una de nuestras hijas tiene una hermana.
Se juntan como Hansel y Gretel,

con sus narices pegadas a la caldera de benzoína.

 

Abril está hecho para aguas impetuosas,

y doctores mirando por las gargantas de nuestras hijas.

Si tenemos un hijo también, y un pura sangre,

tendríamos un caballo,

y un chico y dos chicas en la cama.

 

Ogden Nash, traducido por HM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *