La edad romántica

En ella ingresan las adolescentes,

maduras para escenas sentimentales,

ella eligió un joven larguirucho,

se ve a sí misma con el velo de novia,

presiona sus labios y alza la cabeza,

declara que no es demasiado joven para casarse,

informa que en parte se han olvidado de Romeo y Julieta.

No argumentes, no grites, recuérdale cuál fue el fin de los enamorados.

 

Ogden Nash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *