Material de victoria

¿Qué piensas, muchacho, qué piensas mientras las multitudes rugientes se van?
¿mientras los carteles se encienden,

los bronces se disparan y las grandes escopetas rasgan al cielo?
Mientras las mujeres se ríen como si todas se hubiesen vuelto locas,

y tintinean los vasos de champán:

oh, estás tomando mi mano tan fuerte, muchacho, que me pregunto:

¿en qué estás pensando?

¿Piensas en los muchachos que conocimos,

y cómo se han enfrentado a la diversión?
Tom y Charlie, y Jack y Joe
se han ido ahora, cada uno.
¡Cómo se han alegrado mientras repicaban las campanas de la alegría

y agarraban a cada chica por un beso!
Y ahora, se están pudriendo en el légamo de Flandes

y han dado sus vidas para esto.

O piensas en las veces en que ambos deseamos estar muertos,

hundidos hasta las rodillas en la mugre congelada,

con los fuegos del infierno sobre nuestras cabezas,

¿cuándo se debilitó nuestra juventud y fuerza,

y maldijimos en nuestra rabia y dolor?
Y aún no tenemos una palabra para decir que estamos satisfechos.

Lo haríamos otra vez.

 

Tengo miedo de que nos tengan lástima.

Vamos, viejo muchacho,

dejémosles sus banderas y su conmoción,

Seguramente odiaríamos arruinar su diversión

con la visión de arruinados como nosotros.
Deslicémosnos afuera en silencio, tú y yo,

y hablaremos de nuestros amigos allá afuera:

tú con tus ojos que nunca verán,

yo en silla de ruedas.
traducción de Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *