Oh, encantadora mentira

Dije una verdad, una trágica verdad

que quebró el cielo sombrío,

un millón se estremecieron ante mi calma

y yo era anarquista.

La justicia roja estaba en mi palabra

para aventar la paja malvada,

aún cuando balanceaba mi espada cruzada

oí la risa del diablo.

Armé una mentira, una mentira de arcoiris

para glorificar un pensamiento,

y nadie se sorprendió tanto como yo

cuando rápido como el fuego fue atrapada.
La gente dulce lamió mi mentira

y la difundió en el extranjero

hasta que al levantarse un cielo soleado

vi la sonrisa de Dios.

Su falsedad puede ser mejor, pensé,

para el infierno que la verdad,

la verdad oscura puede ser una mancha de cáncer,

hubiese sido mejor no haberla visto.
Sí, deja que una verdad sea grande y arrogante,

aún madura con esperanza y piedad,

¡maldíceme!, pero su corazón puede

contener más virtud que la verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *