Pobre hombre rico

Nos daba lástima porque vivía solo,

su pequeña choza era su única propiedad.

Su pequeño jardín tenía un muro alrededor,

igualmente nunca se había complacido con un poco de tierra.
Parecía lindo que se regocijara con flores y fruta,

en sus pimpollos encontraba una voz cuando las nuestras eran mudas.

Sonreía sin pausa en gracioso placer:

pienso que era porque amaba mucho el lugar.

No tenía noticias para leer,

ni renta que pagar,

a diario recogía todas sus necesidades de vegetales.
Su gracioso jardín le daba un amplio dividendo,

vivía sin un ansia, sin cuidado.

Lo único que compraba era pan, leche y té,

a nosotros nos parecía un triste destino…

Pero cuando estemos muertos y partamos,

con todos nuestros aspavientos,

seguro él sobrevivirá y se reirá de nosotros.

 

traducción de Hugo Müller

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *