Varsovia

Estaba en Varsovia cuando la primera bomba cayó,

estaba en Varsovia cuando vino el terror,

horror y destrucción, hambre, miedo y fuego,

explotando desde la hermosura a un infierno viviente.

Un centinela apostado en la torre de la estación se interpuso en

mi carrera hacia el tren, mi objetivo era el escape ciego.

“¡Inglaterra!” grité. El encandiló el nombre:

con un salto de león me arrastró… Todo estaba bien.

 

¡Inglaterra! gritaban ellos por ayuda, y gritaban en vano.

Vano era su valor, al vacío gritaban, sangrando,

veían su grito crucificado… Oh, soldado espléndido,

por el último y único tren, ¿me iluminará para darme lugar en la refriega,

o me maldecirá y me escupirá el rostro?

Septiembre, 1939

 

traducción de HM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *