Erdogan difunde audio espantoso que shockea a la inteligencia saudí

El presidente turco continúa presionando al príncipe saudí Mohammed bin Salman al publicar un audio que revela cómo cortaron en pedacitos al periodista Jamal Khashoggi en la embajada del país árabe en Turquía. Disconforme con los resultados de la difusión de un video donde se puede apreciar –en imágenes de rayos x- el contenido de las valijas de uno de los mercenarios conchabados por el jeque conteniendo –médico de profesión-, además de motosierras y otros aparatos de tortura siniestros, defibriladores y jeringas.
El líder turco viajó a Francia para las conmemoraciones del fin de la primera guerra mundial, punto de encuentro de los más importantes mandatarios internacionales, donde disertó sobre el crimen encargado por bin Salman en su propio territorio. “Les mostraremos a todos los servicios de inteligencia que lo requieran las imágenes de este crimen repugnante. Nosotros no somos de ocultar las cosas. Incluso llegó a revelar que los funcionarios enviados por el jeque árabe para limpiar las evidencias del crimen se sorprendieron de la brutalidad del video, comentando uno de eññps que le parecía que sólo un loco heroinómano puede hacer semejante desastre”.
Erdoğan aseguró que Turquía está esperando pacientemente que el príncipe “de facto”, mafioso amigo de Trump y Netanyahu, arroje más luz sobre el evento y se haga cargo de sus consecuencias. “El es el responsable, así como de los miles de yemeníes y palestinos que caen como moscas todos los días. El les está haciendo una guerra cruel y busca su exterminio. No se puede considerar musulmana a una persona así”.
Kashoggi era un respetado columnista del Washington Post con posturas críticas hacia el gobierno de bin Salman. Por ese sencillo motivo el jeque preparó “un equipo de los sueños” para que le hicieran una emboscada en la embajada saudí, a la que el periodista acudió para arreglar “un asunto de papeles”. Los investigadores turcos creen que su cuerpo, que aún no ha sido descubierto, fue trozado con una motosierra y disuelto en ácido en el sótano de la casa vecina del cónsul general.
Los horribles detalles revelados por Erdogan no pudieron ser desmentidos por las fuentes saudíes. Está claro que la “Casa de Saud” quiere darle una lección a la prensa rebelde. Entretanto, el rey Salman, indiferente a la situación, acudió a la cita parisina y estrechó la mano del mandamás turco. Al ser indagado sobre el crimen balbuceó las explicaciones ridículas ya dadas por su servicio de inteligencia: “El murió en una pelea, al menos eso me dijo el embajador. Tenemos a nuestros mejores detectives tratando de aclarar la cuestión. No nos gusta ser “los malos de la película” y nuestros amigos y aliados saben que somos incapaces de hacer barbaridades de esta naturaleza”.
La condescendencia e indulgencia de la “comunidad internacional” hacia las atrocidades cometidas por bin Salman desde su acceso al poder se manifiestan claramente en esta oportunidad. Arabia Saudita tiene reservas petroleras que le garantizan el lameculismo de prácticamente todo el mundo. Por eso, a pesar de haber contemplado videos estremecedores y escuchado audios escalofriantes, donde se distingue claramente como el líder del equipo, Maher Abdulaziz Mutreb le arranca los testículos a Kashoggi con una tenaza, han decidido sumergirse en un sugestivo silencio de complicidad. En el audio se oye claramente la voz de Mutreb diciendo “avisale al jefe que el trabajo está hecho, la ‘operación’ ha sido exitosa”. Revestidos los asesinos con inmunidad diplomática, por más que Erdogan boquee, lo más probable es que la “desaparición” de Kashoggi se salde con una impunidad asquerosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *