Sanders sigue vivo y es más corajudo que Trump

El reelegido senador demócrata Bernie Sanders, segregado y excluido de la carrera presidencial por la lobbysta Hillary Clinton y todo el complejo militar-industrial, el Tea Party y los más selectos plutócratas de la nación que prefirieron el lumpenaje de Trump, declaró que las elección de medio término en Estados Unidos demuestran que el camino se halla despejado para que en 2020 un candidato progresista se haga cargo de las riendas del país. El inteligente y sensible político yanqui aún no está seguro si se postulará de nuevo para tomarse revancha de las corporaciones que siempre apuestan por los republicanos más trogloditas y/o vendedores de armas mafiosos, como es el caso del mandatario actual. En una entrevista telefónica que realizamos ayer Sanders se despachó a gusto:
“El discurso demagógico que apela a las audiencias descerebradas de Trump fue exitoso, ya que le sirvió para mantener el control del Senado y minimizar el riesgo de impeachment por los múltiples delitos y actos de traición a la patria que cometió en apenas la mitad de su mandato. Cuando la gente está ansiosa y preocupada por el futuro, cuando la pobreza y el desempleo crecen –más allá de las manipulaciones de sus organismos estadísticos-, cuando las balaceras y asesinatos sin sentido se vuelven cotidianos, entonces los demagogos de derecha se hacen una fiesta con el miedo de los ciudadanos, no sólo en Estados Unidos sino en todo el mundo. Miren lo que pasó en Brasil y el acceso al poder de un energúmeno evangélico que adora a Israel. Pero la reconquista de la cámara de diputados es un claro mensaje contra las políticas neoliberales implementadas para beneficio de un reducido grupo de millonarios, para el comportamiento inepto y fanático del presidente. La patada en el culo que le dio a Jeff Sessions es una maniobra para distraer la atención y que el pueblo no se entere que perdió por paliza, incluso en la cámara de senadores, pero gracias a nuestro sistema putrefacto donde vence el que más plata tiene, estamos como estamos. Considero que la investigación de Mueller debe seguir adelante, es evidente que algo arregló con los rusos. Si Trump persiste en obstruir la justicia y manejar a los jueces como si fuesen empleados suyos lo vamos a someter a juicio político. Se tiene que dar cuenta que él no es propietario del país”.
Aquí interrumpimos la exposición de Bernie para contarle que los paralelismo y similitudes con el gobierno de Macri son escalofriantes. El continuó:
“Sí, conozco el tema y estoy al tanto de todo lo que ocurre allí. Es triste y alarmante. La cumbre del G-20 será un gran perjuicio, ya que se avalarán todas sus políticas calamitosas. Pero volviendo a lo que sucede en mi país, creo que si ganamos en 2020 toda America Latina se verá beneficiada, e incluso podremos influir para aplastar o arruinar a Bolsonaro. Yo no soy el único, somos varios los que podemos destrumpear a los Estados Unidos. Está Joe Biden, las senadoras Elizabeth Warren, Kamala Harris, Cory Becker, y los senadores Andrew Gillum, Beto O’Rourke, un texano que le dio un buen susto a Ted Cruz, con una enérgica campaña que denunció todas las atrocidades de los republicanos en el poder. De todos modos, espero que por propia inercia el gobierno entre en un colapso total. Nos merecemos que Kim-Jong-Un nos arroje unas cuantas bombas nucleares… La política exterior ha sido obscenamente torpe, la política interior impúdicamente favorable a los negocios del presidente. Aunque se sostenga gracias a sus abusivas extorsiones los demócratas ya estamos preparados para arrebatarle la posta dentro de dos años. Cada vez venimos con ideas más socialistas, concientes de que el capitalismo salvaje que venimos aplicando aquí y en el mundo es una auténtica cagada que alimenta la alienación y depresión generalizada, además de los crímenes de toda clase que se cometen para que el sistema se perpetúe. Presente atención a las nuevas generaciones de demócratas. Vencimos proponiendo que se brinde asistencia sanitaria gratuita a toda la población, que se eleve el salario mínima y que la educación uperior sea pública y gratuita. Esto es totalmente revolucionario en los Estados Unidos. Seguramente el que elijamos –esta vez sí democráticamente- venza fácilmente al zopenco que querrá reelegirse”.
-Bueno, Bernie, muy completo el panorama, muchas gracias, ¡felicitaciones y fuerza para lo que se viene!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *